SOBRE MI

Ignacio Ezequiel Luongo. Nacho. Practicante de triatlón amateur. Estudiante de Ciencias de la Comunicación en la Universidad de Buenos Aires, productor de contenidos audiovisuales y asesor de prensa y medios. Con 29 veranos soy un tipo sociable y creyente de las palabras como modo de acción aunque sea un valor que parece estar perdiéndose.
Fui el coordinador de prensa y difusión del film Argentino “La Educación Prohibida”, asesoro a empresas y personalidades y me desempeño como redactor de contenidos. Incursiono en la fotografía a modo amateur y disfruto de pasar tiempo con amigos y la familia. Soy el que siempre reúne a todos, convence al que no quiere, cocina y organiza hasta el último detalle.
Nací para comunicar y siempre me destaqué por ser una persona multitasking que sabe adaptarse a las diferentes dinámicas que contiene el mundo de la comunicación. Supe aprovechar esa ventaja, de saber cómo adaptarme y comunicarme, dependiendo del lugar en donde me encontraba y con quién.
Sin dudas, la vorágine del día a día exige eso de todos nosotros: estar en constante cambio y movimiento, hacer muchas cosas en diferentes lugares que generen una sola acción. Como la mayoría, me crié en ese ambiente ¿Acaso la comunicación no es la parte más política de la vida?
Desde muy chico, funciono motivado por inspiración y estoy en ese día a día buscando la superación personal para poder llegar a la consumación de la escritura, es decir, el punto en el que todos los factores potenciales se transforman en un acto puntual: escribir.
Me considero un compendio de cosas buenas. Desde lo personal, con una visión positiva y mi buena onda innata (y sí, también cuento algunos chistes y hasta tengo un guión de stand up) hasta lo profesional, en donde conjugo la sensibilidad para percibir el mensaje, con la disposición de las cosas y los lugares que hablan desde su propia óptica.
Creo que la escritura, en todas sus formas y colores, debe incluir un “índice del porqué”, una especie de sumario en donde se incluyan los factores que afectan al mensaje.
Durante algunos años viví una de mis mejores experiencias y el sueño de todo niño: ser Bombero Voluntario. Hoy, si bien no cuento con el tiempo para dicha responsabilidad, intento colaborar desde la comunicación para concientizar sobre esa honorable causa en donde hombres y mujeres arriesgan su vida desinteresadamente siendo el único sistema de emergencias fuera de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Desde esta perspectiva, haber transitado caminos multidisciplinarios (y hasta pasar por la carrera de Seguridad e Higiene) me ayudó a tener una visión más amplia a la hora de observar y registrar. Hace un tiempo decidí abrir Klum Estudio Creativo, mi propio estudio para transmitir la pasión que siento por la comunicación, motivado por la innovación y la generación constante de nuevos proyectos.
Si tuviera que definirme en una sola palabra: intrépido.

Anuncios

Comunicación

A %d blogueros les gusta esto: