Azerbaiyán: Tradición y modernidad en una sola ciudad

Colaboración realizada para Lifestyle by Mustique 

Un país con un proceso cultural y arquitectónico de vanguardia que fusiona tradición y modernidad en un mismo concepto. Lifestyle by Mustique te invita a realizar un viaje intertextual a la meca cultural del Cáucaso.

Oficialmente conocida como la República de Azerbaiyán -para diferenciarla del Azerbaiyán Iraní- es considerada la puerta natural entre Asia Occidental y Europa Oriental.  Limita con el mar Caspio, Rusia, Georgia, Armenia y al sur con Irán. Su riqueza proviene de ser un país emplazado sobre petróleo y gas, lo que le permite no escatimar en gastos. Es por ello, que todo lo que se construye tiene un denominador común: Es lo más grande, más vanguardista o más alto del mundo.

Partiendo de Ezeiza nos esperan aproximadamente cuarenta y cinco horas, entre vuelos y conexiones, que nos llevaran primero a Ámsterdam y luego a Moscú, para finalmente aterrizar en la capital de Azerbaiyán, Bakú. Esta metrópolis, que posee un transporte público eficiente y barato, es considerada “el nuevo Dubai del mar Caspio”.

De las veinticinco variedades para extraer caviar, las tres más caras del mundo se pueden capturar en el mar Caspio: Beluga, sevruga y esturión ruso.

Si bien el contraste entre la modernidad y la tradición puede conducir a un choque de valores, Azerbaiyán demuestra que se puede negociar y crear entornos en donde la dicotomía se disuelve. Por un lado, el viejo casco de la ciudad que de manera romántica se encuentra amurallado y funciona como una ciudad dentro de otra. Allí, con un laberinto de calles estrechas y empedradas, se ubica uno de los antiguos caminos de la seda, la emblemática torre de la doncella, construida por los persas en el siglo XII a orillas del mar caspio -que ahora se encuentra más retirado- y el palacio de los “Shirvanshahs” que fue construido en el siglo XV  como templo sagrado de veneración. El resto del recinto amurallado de Bakú fue inscrito como Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO en el año 2000.

Por otro lado, bautizada como la “tierra del fuego”: Moderna, exótica, cosmopolita y vanguardista, reúne a más de cincuenta etnias que se mezclan entre lujosos monumentos y opulentos edificios de cristal. Allí, podemos encontrar desde un museo que exhibe el libro más pequeño del mundo -de tan solo 5×5 milímetros- hasta el Parque Nacional “Gobustán” que es el monumento histórico nacional y cuenta con grabados de más de veinte mil años de antigüedad. A tan solo diez kilómetros de Bakú se encuentra “Yanardad”, la montaña de fuego que lleva ardiendo desde el siglo V debido a la gran concentración de gas que se filtra a través de la porosidad de la roca arsénica.

La capital cuenta con el famoso hotel “Jumeirah”, que además de contener un lujo excéntrico y detallista, posee la lámpara colgante más grande del mundo: Cincuenta y ocho metros y trece toneladas que contienen a setenta y dos mil lámparas.

Otros emblemas del cambio soviético a la modernidad son las “Flames Towers”. Tres  rascacielos con iluminación de última generación compuesta por ciento cincuenta mil leds y el sinuoso centro cultural “Heydar Aliyev” con cien mil metros cuadrados de un blanco impoluto.

Bakú es la sede de los primeros Juegos Europeos de la historia que se llevó a cabo entre el 12 y el 28 de junio en un nuevo experimento del deporte internacional.

Como si eso fuera poco, en Bakú se está construyendo un archipiélago artificial denominado “Khazar Islands” formado por cuarenta y un islas utilizando una arquitectura similar a la famosa “Palmera” de Dubai. Adentro del archipiélago se construirá el edificio más alto del mundo (1050 metros y 189 plantas).

Gracias a un variado relieve y a la presencia del mar, están presentes nueve tipos climáticos de los once existentes en el globo terrestre y en verano puede hacer más de 40° grados. Debido a que las ráfagas de viento son constantes y muy fuertes, tienen la bandera más grande del mundo: Una tela del tamaño de tres campos de fútbol sostenidos en un mástil de ciento sesenta y dos metros de altura.

Sin dudas el petróleo y el gas han enriquecido a la república caucásica, donde se muestra con orgullo tanta prosperidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s