Taubenkobel: El secreto mejor guardado de Viena

Esta nota fue escrita para Mustique Revista + Infobae

Dentro de una de las más antiguas capitales de Europa encontramos la ciudad de Viena. Allí, en un ambiente particular, se lleva adelante la cocina experimental de Taubenkobel.

De los Celtas a Napoleón, Viena obtuvo su reconocimiento debido a su herencia arquitectónica, urbana y política a lo largo de toda su historia.  Sus inviernos suelen ser muy fríos y la temperatura media entre el clima oceánico y el clima húmedo continental es de 10º.

Combinando belleza y sofisticación, Taubenkobel crea un ambiente cálido y acogedor que transmite tranquilidad e incita al relax. De esta manera, dispone de un almacén y un bar aparte del restaurante, denominado “Greisslerei”.

"Para la arquitectura culinaria y excepcional, Taubenkobel posee una colección de arte contemporáneo admirable"

Allí podemos encontrar productos de estación, regionales y de manufacturas. Entre algunos de los más destacados, se encuentran: Embutidos típicos y quesos con técnicas que no envidian nada a las que se utilizan en el piamonte, obteniendo productos de gran calidad.

Para los más exigentes, patas de jamón crudo estacionadas, mermeladas, jaleas, vinagres de todo tipo, vinos de la región, acetos y aceites de oliva extra virgen de primera prensada, entre otros.

El Greisslerei está abierto al público de 10hs a 22hs y posee una acotada pero biodinámica carta de vinos regionales y europeos, los cuales se pueden descorchar y tomar por copa, con un precio total que ronda los 13 euros.

Una vez seleccionado el correcto vino para acompañar las exquisitas combinaciones, tendremos una sustanciosa carta compuesta por tres opciones tentadoras: Un anti-pasto, compuesto de tabla de quesos, fiambres, aceitunas y panes caseros. El jamón ahumado con jugo de limón y aceite de oliva extra virgen y, por último, “Sulmtaler” un hígado de pollo que es la variedad propia de campo -algo rústica- acompañada con chutney y pan casero.

"Walter Eselbock logra una cocina atemporal que perdura más allá de las tendencias del momento"

Todas estas carnes vienen acompañadas con papas fritas, ensalada de hojas verdes, salsa barbacoa o salsa golf. La carta de Taubenkobel es acotada pero muy equilibrada. Encontramos carnes rojas, blancas, platos vegetarianos y gran variedad de productos regionales con un menú degustación de siete pasos.

Además, podremos seleccionar una de las suites para hospedarnos que fueron diseñadas pieza por pieza, siguiendo el estilo minucioso del detalle por detalle.

Su chef y creador, Walter Eselbock, rompió el paradigma tradicional, ya que no estudió gastronomía y hasta el momento obtuvo cinco gorros de oro, fue nombrado el mejor cocinero de Austria 2015 y el Taubenkobel se consagra con dos estrellas Michelín que destacan “la calidad de primera clase en su tipo”.

Si bien Eselbock usa técnicas clásicas con las cuales resalta el sabor y el protagonismo de los ingredientes, cuida la cromología y la composición estética de los platos.

Otra de las genialidades de Walter Eselbock, es que todos los productos que utiliza son de estación y la carta se va modificando en base a los productos de mejor calidad y estacionalidad.

Nuestra recomendación: Sulmtaler con ensalada de hojas verdes y aceite de oliva extra virgen de primera prensada.

***

Agradecimientos

Chef Argentino Sebastian Gonzalez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s