Un artista seriado

Nota sobre la retrospectiva de Jeff Koons en el Pompidou de París para la edición 39 de Revista Mustique.

Fue corredor de bolsa en Wall Street pero se cansó de ese proceso continuo y abrió una galería de arte. Eso considera el artista norteamericano que es su oficio: la ruptura del proceso.

Ese es el emblemático Jeff Koons. Uno de los artistas más relevantes -y caros- de nuestra era. Moderno, fresco y desafiante, intenta poner el arte al alcance de todas las personas y reflejar los sentidos de la cultura popular con intervenciones que contienen objetos de uso masivo.

Nacido en York, Pensilvania, un veintiuno de enero del año 1955, Koons se destaca por el uso del kitsch y por el uso de una iconografía del consumo. Su carrera como artista adquiere relevancia en los años ochenta en donde entendió que debía comunicarse con las masas a través del lenguaje visual que le ofrecía la publicidad y el marketing.

Uno de sus conceptos al momento de crear es eliminar la sensación de inferioridad entre el arte y las personas, esa situación de poder que la misma pieza le otorga al artista. Koons, interpelado por una situación política y social particular, no sólo utiliza objetos comunes, sino que, además, refuerza el sentido de un capitalismo voraz que te hace sentir parte.

¿Es acaso, la falta de técnica, una técnica en sí misma? Hay quienes dicen que no posee ninguna habilidad ya que Koons no pinta ni dibuja. Por el contrario -fiel a su estilo moderno- diseña meticulosamente sus obras en la computadora para luego llevarlas al taller en donde ciento treinta ayudantes comienzan la reproducción que, dependiendo de cada obra, puede durar hasta siete meses. Además, es criticado por fabricar obras en serie utilizando diferentes medidas y colores para una misma pieza.
Koons, que posee una gran capacidad para reproducir obras de arte y tiene una larga lista de denuncias por plagio, considera que sus objetos operan como metáforas de las personas en donde se pone en juego una aceptación implícita de los otros -de las personas- y no del objeto en sí. La citación y hasta incluso la apropiación, son algunas de las formas de expresión de la modernidad.

Con un número de visitantes que crece día a día, la retrospectiva sobre Jeff Koons se exhibe hasta el veintisiete de abril de 2015 en el Centro Nacional de Arte y Cultura Georges Pompidou de París. Ubicada en el sexto piso, en donde el año pasado se encontraba la muestra del español Salvador Dalí, se pueden apreciar más de cien esculturas y pinturas que repasan la carrera de Koons.

Sin dudas se han dejado de lado las observaciones de Walter Benjamín sobre el aura, en las cuales, la obra de arte lejos estaba de la reproducción técnica ya que mantenía esa sensación de irrepetible lejanía. Es el hombre moderno el que tiene la necesidad de acercarlo todo para acortar las distancias.

Más información:

Dirección y teléfono: Place Georges-Pompidou, 75004 Paris, Francia. Tel.
+33 1 44 78 12 33
Horarios: Exposición abierta todos los días de 11 a 21hs, excepto los martes.
http://www.centrepompidou.fr
http://www.jeffkoons.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s