El ataque a Charlie Hebdo

Repudio la violencia, en cualquiera de sus formas. No voy a justificar un ataque terrorista y mucho menos la muerte de nadie. Sólo quiero que observemos las diferentes “visiones” sobre dos realidades que, desde occidente, recibimos solamente a través de los medios de comunicación, es decir: lo que ellos quieren, cuando ellos quieren y como ellos quieren.

Así es como llegan las noticias de un mundo lejano geográficamente del cual desconocemos la realidad y en donde no tenemos la veracidad de la información, o, quizás, no podemos dilucidar los intereses implícitos en cada “cable”.
Otro punto que quiero dejar en claro es que no me identifico con ningún fundamentalismo, por el contrario, considero que cualquier “ismo” es por su propia naturaleza devastador, ya que no admite opiniones diferentes.

Los hechos

El pasado miércoles, al menos dos personas que al parecer pertenecen a grupos ultra islámicos, se hicieron presentes en la sede del semanario Francés “Charlie Hebdo” y mataron a tiros a 12 personas e hirieron a unas 20 más. Lo que habría motivado el ataque, fue la ofensa que le produce a la religión, las caricaturas burlescas y la ironización sobre el Islam. Un hecho injustificado.
Pero es válido preguntarse si esa ofensa no aplica para una cultura que en pleno siglo XXI apedrea mujeres y hombres, los azota públicamente, les corta las manos y en donde se convive con otras penalidades extremas bajo la aplicación de “Sharia” –la radical ley islámica- que hasta incluso en algunos países, prohíbe la libertad de otro credo que no sea el Islám o establece que el testimonio de un hombre equivale al de dos mujeres.

Por otra parte, Francia, enarbolada en su “República” alza la bandera de la igualdad y la fraternidad con una demagogia imprudente. Si bien el ataque fue repudiado en casi todo el mundo –y lo repudiamos todos- los franceses salieron a las calles a “ponerse la camiseta” de su país. Ese país que, desde su política internacional y militar, ataca continuamente a Siria y Palestina. Ese país que va a sacar provecho de imponer un estado antiterrorista para seguir masacrando a miles de personas y para justificar –lo injustificable- el avance sobre otros países.
No olvidemos que Francia es también el país europeo que más combatientes aporta a las filas del estado Islámico. Algunas fuentes hablan de al menos 1400 y, según cifras oficiales de la policía, 300 han regresado a esa nación, lo que alarma a las autoridades francesas.

¿A quién le suena conocida esta estrategia de generar un estado de caos para justificar toda una industria militar, el ocupamiento de otros países o el avance sobre intereses económicos a cualquier precio?

Al cierre de esta editorial, se registraron algunos ataques contra centros de culto musulmán, que se creen que son en repudio por lo ocurrido en el semanario matutino “Charlie Hebdo”. Además, en una sala de rezo musulmán de Port-la-Nouvelle (al sur de Francia) murió una mujer policía a causa de un intenso tiroteo. El gobierno Francés tiene desplegados 80.000 soldados y policías para dar con los sospechosos del ataque.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s